CERRADURAS

 

Cerradura es sinónimo de seguridad para muchas personas. De hecho, la razón que impulsó su invención fue justamente, la búsqueda de la seguridad y protección de aquello que es altamente apreciado y valorado.

 

Con el paso del tiempo, las cerraduras han evolucionado a tal punto, que hoy en día las hay con claves y otros artilugios que las refuerzan, sin embargo, veamos qué es una cerradura.

 

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, se llama cerradura a un mecanismo metálico que se “fija en puertas, tapas de cofres, arcas y cajones”, entre otros, el cual “sirve para cerrarlos por medio de uno o más pestillos que se hacen jugar con la llave”.

 

Es decir, que es un artefacto producto del ingenio y de la ingeniería, pensado de tal manera que se requiere de un elemento denominado” llave” para completar el propósito por el cual fue creado: encerrar, clausurar, aprisionar, o proteger, resguardar, aislar una cosa.

 

Según el citado diccionario, existen tres tipos de cerradura:

 

  • Cerradura de golpe, también llamada cerradura de golpe  y porrazo:

Aquella con pestillo de muelle que se cierra automáticamente y no requiere llave para ello.

 

  • Cerradura de loba:

Aquella cuyos dientes son semejantes a los del lobo.

 

  • Cerradura de molinillo:

Aquella con caño movible y giratorio. El caño es el tubo corto por donde entra la tija de la llave.  


Las cerraduras se fabrican, o se venden, en las cerrajerías, como por ejemplo la de Cerrajero en Sevilla. Estos son establecimientos en donde se fabrican, además de las cerraduras, otros instrumentos de hierro. El cerrajero es quien hace las cerraduras, las llaves, los candados, los cerrojos y otras cosas de hierro.

 

La palabra cerradura deriva del verbo cerrar. Éste significa, entre otras acepciones, asegurar con cerradura, pasador, pestillo, cerrojo, tranca u otro instrumento, una puerta, ventana, tapa, etcétera, para impedir que se abra.

Anuncios